Taller #Metoo-violenciaestetica

7, marzo, 2018

Queremos compartir con vosotras la actividad realizada durante el taller de imagen corporal donde, en el marco del Día de la Mujer, debatimos sobre la violencia estética. Pero, ¿qué es la violencia estética?

“La violencia estética es la presión social dirigida a exteriorizar, modificar  y no aceptar nuestra imagen. Una violencia, que nos induce a cambiar nuestra imagen por aquellos modelos y patrones de belleza establecidos en la sociedad. Estos nos pueden producir cierto rechazo en el momento que observamos que no encajamos en ellos. Asimismo, puede verse reflejado en muchas áreas de nuestra vida, sobre todo en la industria estética. Constantemente, nos venden una imagen corporal con medidas “perfectas” e inalcanzables, relacionándolas con una felicidad plena”.

Este taller surgió a raíz del movimiento contra la violencia machista  #metoo (muy activo en las redes sociales), donde decidimos complementar este nuevo hashtag denunciando todo aquello que consideramos “violencia estética” en nuestro día a día. Nos planteamos proponer otra manera de hacer las cosas sin que esta presión corporal esté presente, así como escribir todo aquello con lo que no estamos de acuerdo. En este taller también animamos a utilizar este nuevo hashtag, para así proponer un cambio social en referencia a esta presión.

Comenzamos el taller con un texto de Roy Galán titulado “La cultura del odio”, seguido de un vídeo titulado “Habla con tu hija antes de que la industria cosmética el haga”. Ambos nos mostraban la “no aceptación” que tendemos a hacer de nuestro cuerpo y la obsesión para su constante modificación, debido a los intereses comerciales y a la idealización de un cuerpo antinatural e irreal.

Algunos ejemplos de las situaciones que queremos denunciar y que reflejamos en un manifiesto son:

  • Los maniquíes, ya que todos son iguales y cumplen los requisitos,  medidas de un cuerpo ideal y “perfecto”. Al ser todos iguales hace que sean muy irreales. Creemos que este modelo discrimina mucho la variedad de cuerpos, ya que muchas tiendas reducen constantemente las tallas de sus maniquíes – y la ropa ya encoge suficientemente en la lavadora, ¿no creemos?-.

  •  La cirugía estética y las cremas anti-imperfecciones. Cada vez se nos incita más  a cambiar la apariencia. Esto en cierto modo, debería ser una limitación para todas aquellas personas con dificultades complejas que necesitan el uso de las cremas o cirugía para vivir.

  • El trato de la imagen femenina que se refiere a la publicidad. Al igual que los maniquíes, la publicidad también excluye y discrimina la mayoría de los cuerpos, sobre todo aquellos que no cumplen con el ideal establecido.

Todas estas situaciones las hemos plasmado en una cadena de montaje metafórico (una fábrica de belleza que nos modifica para conseguir un ideal de belleza más respetado y más aceptado).

metoo 2

En definitiva, este taller nos ha ayudado a ver esta violencia y presión estética como una cadena de pasos a realizar para mejorar nuestro cuerpo “imperfecto”. Nos hemos dado cuenta también, que cada vez más, la industria estética está jugando con nuestra autoestima, generándonos miedos y rebajando la confianza en nosotras mismas, con puros intereses económicos. ¡Que rentable sale el odio hacia una misma!

Por lo tanto, consideramos oportuno transmitir…. “Salta de esta cadena de montaje, lucha y trabaja la aceptación de ti misma y lo valiosa que puedes ser”. Cuídate ante todos aquellos estímulos, siendo consciente de éste  #metoo.

metoo setca

Si te ha interesado, compártelo!