Los videojuegos como factor implicado en la obesidad infantil

Los videojuegos implicados en la obesidad infantil

Que los videojuegos influyen en el aumento de los casos de obesidad infantil era algo sabido, pero por si acaso, y para disipar las dudas al respecto, la OMS (Organización Mundial de la Salud) se ha encargado de redactar un informe sobre este preocupante dato sobre la salud de los más pequeños.

Según este estudio de la OMS realizado en 72,845 niños de 34 naciones, casi un tercio de los jóvenes de entre 8 y 15 años son obesos.
Tras analizar cada caso por separado, encontramos un punto en común en todos ellos que explica este incremento en el número de jóvenes obesos, y que no es otro que el tiempo diario dedicado a los videojuegos.

El estudio nos dice que los niños de hoy en día pasan, ni más ni menos, una media de 3 horas diarias sentados delante de un monitor, normalmente jugando a videojuegos, pero también chateando o viendo televisión, y, por el contrario, no invierten ni un minuto en realizar ejercicio físico fuera de la escuela.

Así que los videojuegos se unen a una larga lista de factores, entre ellos la mala alimentación, y la falta de ejercicio, que están provocando el aumento de casos de obesidad infantil y adolescentes.

Lo más preocupante es que este dato no varía según la zona geográfica ni la clase social. Ya sean niños ricos o pobres, americanos, asiáticos o europeos… todos ellos dedican más tiempo a jugar a los videojuegos que a las relaciones interpersonales y al ejercicio físico.

Ahora bien, ¿Son los niños los responsables de su propia dolencia? Obviamente no.

El estilo de vida nocivo que lleva la sociedad actual no ayuda mucho a paliar el aumento de la obesidad infantil y juvenil, y por si fuera poco, la tendencia a llevar una vida sedentaria crece día a día.

Así que, ante tales cifras, es totalmente necesario que los padres se esfuercen en cambiar las costumbres de los más pequeños y en introducirlos en un estilo de vida más sano.

Y no es tarea fácil , pero quizás deberíamos plantearnos el hecho de que  para que los jóvenes  adquirieran hábitos más saludables tendríamos que empezar por dar ejemplo los mayores.

Si te ha interesado, compártelo!

    Deja una respuesta

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.