Trabajando la autoestima

Nuestra autoestima se va desarrollando a lo largo de toda nuestra vida a través de las experiencias que vivimos.

Por un lado, los mensajes que hemos ido recibiendo durante nuestra historia vital tienen un peso importante en su formación. Si una persona ha sido sometida desde pequeña a altos niveles de exigencia o si estamos con personas que no nos aceptan, que nos ponen condiciones para querernos y solo nos valoran por nuestros logros, nuestra belleza o nuestro comportamiento, seguramente la autoestima quedará dañada. Al comprender que solo se nos querrá por algo, en la edad adulta creeremos que no se nos puede amar por nada y que para ser aceptadas tendremos que ser “perfectas”. Por otro lado, las evaluaciones de los adultos, se acompañan de los juicios de otros niños, como de los comentarios que nos han hecho en la escuela.

No obstante, independientemente de los juicios de los demás, en la formación de la autoestima juega un papel muy importante la forma en que nos hablamos a nosotros mismos, nuestro diálogo interno. La manera en la que interpretamos esas experiencias positivas y negativas que vivimos.

Para trabajar todo esto, en el taller de hoy hemos anotado todos los mensajes positivos y negativos que hemos ido recibiendo a lo largo de nuestras vidas y que han influido en la construcción de nuestra autoestima y hemos buscado maneras más amables de hablarnos, reconstruyendo estos mensajes negativos en otros de más positivos. Como por ejemplo: “Menudas notas, eres un fracaso de persona” en “Unas notas no me definen como persona, un suspenso puede ser un fracaso académico, pero no por eso soy un fracaso como persona”.

Si te ha interesado, compártelo!