Tratamiento ambulatorio

Esta modalidad terapéutica está indicada para los casos de gravedad leve donde hay un corto recorrido de enfermedad y una buena predisposición al tratamiento además de un apoyo familiar estable o bien casos con historia de tratamientos terapéuticos previos. Consiste principalmente en un programa terapéutico ambulatorio que puede combinar psicoterapia individual y/o sesiones de terapia grupal.

A lo largo de todo el proceso terapéutico se supervisa constantemente la evolución del paciente, evaluando la necesidad de intervención de otros profesionales del centro (psiquiatra, dietista-nutricionista, etc.) para garantizar al máximo la recuperación del paciente.

Se establecen objetivos iniciales del tratamiento en dos fases principalmente:


Fase I:
Mejora y estabilidad física y emocional


Fase II:
Trabajo terapéutico para afrontar y solucionar las causas del desarrollo del trastorno.