Testimonio paciente anorexia (parte III)

Barcelona, 12 de enero de 2013

Me acaban de llamar que Tere acaba de fallecer. Ha sido muy rápido ya que se ha puesto muy mal esta mañana, y han acabado sedándola. Mientras yo luchaba contra un trozo de salmón y lloraba pq no quería comerlo pensando q era una bomba de calorías, ella ha dejado de vivir. Creo q no hace falta decir más.
Yo tengo la oportunidad de vivir y cuantas veces la aprovecho? Cuanto tiempo gasto en hacer cosas para mantener mi cabeza distraída de mi yo interior, para no ver ese vacío tan inmenso que ya no se llena con el físico…
Merece la pena vivir? Si, pero vivir bien, no amargada.
No veo esperanza de cambio en mí, pero hay quien apuesta por que sí que lo hay. Solo por eso, seguiré intentándolo.
Cuantas lecciones me da la vida… Ya es hora de que poco a poco las vaya poniendo en práctica. A la única q importas es a ti misma, lucha por quererte y no despreciarte.
Tere hubiera dado todo por modificar su destino, pero tristemente no ha podido ser. La vida no se puede controlar. Todos tenemos fecha de caducidad y nadie conoce el día. Ayer Tere me miro a los ojos y me dijo: hoy me despido y mañana ya me voy… Y tenía razón… Me siento afortunada a la vez que compungida. Lecciones de vida frente a las puertas de la muerte.
Vive des del alma. Deja que respire, que salga a la luz, sácala de esa caja de cristal opaco que le impide ser libre.
Intenta frenar el pensamiento obsesivo del cuerpo y distráelo con cosas bonitas, llena tu vida de flores, luz, color, alegría!

————
Leer Parte I del Testimonio>>
Leer Parte II del Testimonio>>

Si te ha interesado, compártelo!

    Deja una respuesta

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.