Terapia Grupal en los Trastornos de la Conducta Alimentaria

Existe mucha vergüenza, culpa y soledad en la mayoría de pacientes que sufren un trastorno de la conducta alimentaria. Por dicho motivo, en SETCA creemos esencial realizar terapia grupal y de cohesión de grupo, donde las pacientes y los pacientes puedan sentirse acompañadas, comprendidas y no juzgadas. La importancia de este tipo de terapia en los casos de TCA radica en las múltiples ventajas que se han podido comprobar. A modo de ejemplo, una mayor adhesión al tratamiento, una generación de esperanza y motivación al poder ver el cambio de personas con la misma problemática que van superando las distintas etapas, una sensación de acompañamiento e impulso, etc. Sin duda, la terapia grupal se trata de una herramienta con mucho potencial que desarrollamos en nuestro Hospital de Día con frecuencia generando la certeza de que el grupo es un espacio seguro donde poder expresarse y mostrarse sin miedo a ser juzgado. Al mismo tiempo, se trata de un espacio – laboratorio donde poder promover y ensayar actitudes y vínculos afectivos más sanos, más auténticos. Así, el sentimiento de soledad es sustituido por la sensación de pertenecer al grupo, de identificarte con el mismo, normalizando y dando visibilidad al problema compartido.

Aprovechando el sol de primavera, la semana pasada hicimos nuestro taller de cohesión grupal en la terraza, compartiendo así un espacio en grupo, dónde a través de preguntas y respuestas, opinábamos y nos mostrábamos frente a la persona que teníamos delante. En estos espacios, desde donde todo emerge y acompaña, la terapia grupal toma sentido. Ahí estás tú, después de tanto tiempo sintiéndote solo y extraño, frente al otro, que no es tan distinto a ti como creías, como sentías, y que anda luchando la misma batalla.

Decía el proverbio africano que si quieres llegar rápido, camines solo, pero si lo que deseas es llegar lejos, camines en grupo. Y aquí, ahora, juntas, caminamos.

Si te ha interesado, compártelo!