Sobrepeso y Obesidad

Sobrepeso y Obesidad Infantojuvenil

La obesidad infantojuvenil es un proceso metabólico en el que se produce una acumulación de grasa excesiva en relación a la media normal que corresponde a cada niño, según la edad, talla y sexo.

Las principales causas que pueden explicar la etiología de la Obesidad Infantil radican en un aumento del consumo de alimentos calóricos lejos de unos hábitos de dieta saludable junto con una elevada incidencia del sedentarismo, siendo muy frecuente que los niños y adolescentes dediquen gran parte de su tiempo de ocio a televisión, videojuegos y nuevas tecnologías.


La SEEDO (Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad) alerta que la obesidad infantil afecta a un 17% de niños y a un 12% de niñas menores de 14 años.


En SETCA Barcelona trabajamos la obesidad infantojuvenil aplicando el programa ¨Niños en Movimiento” elaborado por el Hospital de la Vall d´Hebron.


Este programa está dirigido a niños entre 7 y 12 años afectados de obesidad o sobrepeso y a sus respectivos padres o cuidadores y se basa en un abordaje integral de la obesidad infantil con una formación teórica y práctica, aplicada mediante terapias grupales y terapias familiares.

El objetivo principal del programa se basa en la normalización de las cifras de peso y en la reconducción de la evolución del peso y la altura a través de una intervención a nivel alimentario y a nivel de actividad física.

Los tres pilares básicos en los que se desarrolla el programa son:

  • Educación nutricional y educación para un estilo de vida saludable: se pretende inculcar una educación alimentaria y un orden en la alimentación del mismo modo que un equilibrio entre la actividad física y las horas de actividades sedentarias a través de la modificación de hábitos y de la importancia del concepto de salud.
  • Manejo emocional y psicológico: se busca realizar un trabajo más específico a nivel psicológico que fomente la autoestima, la comunicación efectiva, las habilidades sociales, etc. y en definitiva, la propia autonomía y autocuidado para garantizar una futura vida adulta con mayor calidad.
  • Implicación e intervención familiar: se pretende que la familia, padres y cuidadores, sean partícipes de todo el proceso como agente movilizador y mantenedor de los cambios y mejoras que se espera que se produzcan a lo largo de todo el programa.