No soy anoréxica, padezco anorexia

El tratamiento de pacientes que han desarrollado cualquier trastorno de la conducta alimentaria (TCA) precisa darse de forma integral, entendiendo que cada ser humano es un todo único, completo e indivisible. Así, ese tratamiento o acompañamiento deberá tener en cuenta las distintas áreas que configuran la persona, tales como los pensamientos, conductas, cuerpo, su campo familiar, su campo social, etc.

Por dicho motivo, hay que entender, y es de suma importancia, que pese a que la sintomatología pueda ser la misma en distintos pacientes, la significación es individual y particular. Por ende, cada persona habrá tenido una motivación distinta que sólo ella puede comprender. Así, hablamos de que no hay bulimia, sino pacientes con bulimia, como tampoco anorexias, sino pacientes que sufren anorexia. Creemos que es especialmente importante atender a que a pesar de poder hablar de unos rasgos más o menos comunes en la mayoría de personas con trastornos de la conducta alimentaria, nunca podemos poner por delante dichos elementos frente a la realidad que está viviendo cada paciente. Eso, nos obliga a ir siempre un poco más lejos del diagnóstico realizado para aproximarnos, desde otro lugar, a esa persona. De esa forma, podemos acercarnos a la persona y no únicamente a su enfermedad.

Si te ha interesado, compártelo!