Linea de vida

Entendemos la línea de vida como un esquema temporal dónde constan todos aquellos momentos importantes de una biografía. Sería como concretar, hacer presentes, aquellos momentos más relevantes. Sólo uno mismo es capaz de valorar la importancia de sus propios recuerdos. Ser soberano de elegir qué le marcó y cuándo/cuánto lo hizo. En SETCA, hemos estado trabajando la línea de vida en base a la imagen corporal. En este sentido, ofrecimos cartulinas, colores y tres momentos cronológicos indispensables en cualquier línea de vida. En primer lugar, la historia o el pasado, dónde la invitación era nombrar todas aquellas experiencias importantes que hayan influido en la construcción de nuestra imagen corporal. Aquellas escenas. Palabras. Momentos. En un segundo punto, el presente, asumiendo que la historia y nuestro pasado no nos definen completamente, sino que también resulta sumamente valiosa la actitud que adoptamos y las decisiones que tomamos en nuestro momento presente. En este sentido, y en base a nuestra reflexión, es de suma importancia saber y atender qué lo que hacemos y vivimos en el aquí y el ahora tiene mucha influencia en nuestra (in)satisfacción corporal. Y finalmente, una mirada al futuro con un sabor a esperanza, dónde observar cómo nos gustaría sentirnos respecto a nuestro cuerpo y nuestra imagen corporal en un futuro y qué podríamos hacer/sentir/gozar que ahora no somos capaces de permitirnos. El formato de la línea de vida no estaba pautado. El arte ocupó el lugar principal. Verticalidad o horizontalidad, más o menos esquemáticos, más o menos descriptivo. Al final, nos invade la bonita sensación de que más allá del hecho de que el mero arte sana por si sólo, también hemos logrado encontrar ese sentido terapéutico que buscábamos con este trabajo: pues la mera confección de la línea de vida ha devenido un proceso de gran utilidad y valor para construir la narrativa propia. Para saber cómo llegamos aquí, cómo estamos ahora y cómo queremos vincularnos y estar mañana. Como escribía Piedad Bonnett “No hay cicatriz, por brutal que parezca, que no encierre belleza. Una historia puntual se cuenta en ella, algún dolor. Pero también su fin. Las cicatrices, pues, son las costuras de la memoria, un remate imperfecto que nos sana dañándonos. La forma que el tiempo encuentra de que nunca olvidemos las heridas.”

Si te ha interesado, compártelo!