La importancia del Bullying

Con el comienzo del curso escolar debemos prestar especial atención a las conductas de bullying o acoso escolar que sufren millones de niños a diario. ¿Quién maltrata y quién es maltratado? Ambas situaciones deben ser atendidas, acompañadas y reparadas.

Existen distintos estudios (tales como Eisenberg y Neumark, 2008) que sostienen que los insultos recibidos por el aspecto físico tienen una importante influencia en la insatisfacción corporal y en el posterior desarrollo de trastornos de la conducta alimentaria. Así, el bullying, provenga de casa, de la escuela o de cualquier otro espacio social e influyente para el niño, constituye una causa significativa de este tipo de desórdenes. Recordemos que se trata de una experiencia común y tengamos en cuenta sus importantes consecuencias sociales.

Así que estemos atentos a la dificultad para relacionarse, a la desconfianza hacia los demás, al miedo al juicio y busquemos tempranamente la causa. Asimismo, pongamos freno a la divagación sobre cuerpos ajenos, al juicio por una talla o a los comentarios despectivos. Cada día cuenta en lo que al bullying se refiere y sentirte acompañado es un pilar fundamental.

Y tú, ya preguntas: ¿cómo te has sentido hoy en la escuela? Hoy, abrázame fuerte. Hoy me abrazo fuerte.

Si te ha interesado, compártelo!