Compartir Mesa

Más allá del incremento de casos de trastornos de la conducta alimentaria, existe también un incremento muy notable de las conductas de riesgo relacionadas con la alimentación. Y al parecer esto va in creixendo. Por ello, hoy queremos destacar la importancia de compartir la mesa. De compartirnos comiendo. Parece algo sencillo, de poca relevancia; sin embargo, es un mecanismo sumamamente útil y de valor, dónde la família desarrolla un papel clave. La Guía para familias (disponible en nuestra web) recomienda realizar al menos una comida al día en familia, sentados todxs alrededor de la mesa, comiendo lo mismo, sin televisión ni teléfonos que distraigan, conversando y sobre todo, respetando los ritmos de cada unx. En nuestro centro, cada comida es así: un encuentro en la mesa, sin presión y con altas dosis de paciencia, dónde la comida es parte, aunque no la protagonista. Porque la comida es alquimia de amor, y compartirla, el verdadero ACTO. Dejemos de comer rápido y sin mirar al frente, volvámonos a encontrar compartiendo verdaderamente la mesa. Dejemos que comer juntxs vuelva a ser ese sencillo hábito que esconde un verdadero poder.

Si te ha interesado, compártelo!

    Post navigation