como empieza la anorexia

Como empieza la anorexia, testimonio paciente II

Continuación del testimonio de Como empieza todo, en el que una paciente enferma de anorexia nos relataba como desde niña no quería comer y como, poco a poco, el miedo a verse gorda se convirtió en un estilo de vida, donde las comidas eran una lucha constante…

Pues ahora de momento ya he dejado de hacer deporte. Creo que estoy enferma pero aún me cuesta ver que estaré mejor sin la obsesión, ya que pienso que sin ese control me voy a descontrolar mucho con el tema comida, ya que antes me hacía atracones. Además no confío que aquí me vayan a controlar el peso para que no suba mucho, dicen que si me paso del peso normal me controlarán pero yo no quiero llegar a ese extremo.

Necesito estar controlando porque así no me engordo y me siento mejor estando más delgada porque pienso que así les gustaré más a los demás (más pensando en los chicos) y a mí. Y es que estando delgada me siento más segura y tranquila porque mis complejos cuando voy con gente disminuyen, me siento alguien. Sé que soy superficial en ese aspecto, yo a mis amigos no los valoro por el físico pero a los chicos sí. Siempre me ha gustado ser otra persona e intentaba parecerme a una chica que tiene un año más que va a mi cole porque veo que lo tiene todo aunque no me gusta que sea tan creída y superficial (aunque yo superficial sí lo soy un poco, pero cuando conozco a la persona ya no importa su físico).

Aquí en el centro me cuesta abrirme a las compañeras y a las terapeutas, pero poco a poco, voy intentando cogerles confianza. Pienso que las compañeras se van a burlar de mi, me da vergüenza contarles mis cosas, pienso que no les interesa lo que me pasa… En el centro me siento inferior que todas porque no tengo ninguna cualidad y pienso que soy menos importante.

Ahora me siento más a gusto  más en el centro, pero igualmente estoy muy tensa. En este momento estoy trabajando cuerpo y comida, me está costando mucho ya que le están cortando las alas a mi enfermedad por todas partes y eso me duele. Como aún no lo veo del todo claro, que sea malo para la salud, me cuesta decir toda la verdad. Aunque al fin y al cabo todo sale. Ahora no puedo hacer nada que incremente mi obsesión: no tirar comida, esconderla, no hacer ejercicio, no moverme tanto, no pesarme, quedarme después de cenar media hora en el salón, no mirar páginas anoréxicas…

Esto está siendo muy duro porque no paro de comer y cada día me veo más gorda y necesito hacer ejercicio o tirar comida para compensar pero estoy aguantando porque en el fondo me quiero curar pero no lo quiero pasar mal. Es que siento que cuando salga de aquí voy a volver a controlar, me asustan las recaídas pero a la vez quiero tenerlas pero sin que nadie se de cuenta. Me preocupa mi salud pero como tampoco lo veo le quito importancia, como que tengo la tensión y las pulsaciones bajas, falta de calcio, estar sin regla.

Cada vez estoy teniendo más consciencia pero hay algo que me lo impide. Cada vez estoy un poco menos obsesionada pero la obsesión sigue allí, y depende del día me sale más o menos. Pienso que estoy mejor fuera de aquí porque desde que empecé el tratamiento estoy más agobiada, angustiada, triste… Pero ahora quiero hacer ver a la gente que me quiere que estoy bien para que no sufran tanto. Aunque me cueste, y ahora está hablando la pequeña parte de S, quiero salir de aquí y cuanto antes mejor, pero curada.

TESTIMONIO PACIENTE CON TRASTORNO DE LA CONDUCTA ALIMENTARIA

Si te ha interesado, compártelo!