Testimonio SETCA

Carta a SETCA, por Isabel

Hoy, desde SETCA, queremos compartir la carta de Isabel, una alumna que este verano nos acompaño en SETCA y que se despide de todas estas chicas en tratamiento que luchan por superar su TCA (Trastorno de la Conducta Alimentaria). Una carta de despedida dónde se desnuda y llena de energía descubriéndoles y recordándoles los grandes pasos que están dando, su mejoría, …

Gracias Isabel, para nosotros y para ellas también ha sido un placer tenerte en nuestro centro.

Equipo de SETCA Barcelona


Hace tres meses y dos semanas, exactamente, empecé mis prácticas en SETCA. Aun recuerdo el día en el que vine a hacer la entrevista, cuando me comentaban unas pautas de tratamiento, sobre cómo se hacían las intervenciones y cómo funcionaba el hospital de día. Yo tenía bastante curiosidad por todo esto y, una de las preguntas que hice fue cómo de efectivo es el tratamiento que estáis haciendo. Me explicaron que la fase en la que ahora os encontráis, es la más dura, pero que, con el tiempo, las cosas irían bien si permanecíais fuertes y trabajabais duro.

El primer día que estuve con vosotras, mi sensación fue una mezcla de curiosidad y respeto. Curiosidad por saber cómo estabais trabajando todo esto aquí en el grupo. Un gran respeto hacia todo el sufrimiento que podíais estar pasando causado por el TCA. También sentía que, a pesar de estar aquí para aprender y ayudar, me costaba mucho deciros qué está bien y qué está mal (sobre las cosas que hacíais), aunque, poco a poco, me di cuenta de lo importante que era en la mayoría de los casos.

A lo largo de los días, juntas fuimos conociéndonos mejor. Día tras día, comida tras comida, los días fueron pasando y he tenido el honor y la suerte de ver algunos detalles, que me atrevo a afirmar, que han pasado desapercibidos por vosotras en cuanto a vuestra evolución.

Os he visto llorar por muchas cosas, y a todas, y sin excepción, porque pensabais que no estabais haciendo avances y que todo (vuestro TCA) seguía igual. Y, la verdad, nada más lejos de la realidad. Como observadora vuestra durante estos tres meses, he presenciado una mejora individual en cada una de vosotras pero, además, el cambio a nivel de grupo ha sido increíble. Estáis aprendiendo mucho con todo el trabajo que estáis haciendo, no solo tratando vuestro Trastorno alimenticio (TCA), sino también como seres humanos. Estáis aprendiendo a estar juntas sabiendo que sois diferentes, lo que se llama convivir. Estáis aprendiendo a no compararos con la de al lado, aunque a veces os cuesta y, a saber que cada una es especial a pesar de estar todas juntas en el mismo barco, ¡eso es madurez!. Os estáis apoyando día a día en el centro y fuera de él para hacer la vida más fácil a las demás con todos los problemas que cada una pueda llegar a tener, aprendiendo a ayudar y a colaborar. Y, lo más importante, estáis aprendiendo a conoceros y aceptaros a vosotras mismas con todo lo que ello conlleva, que no siempre es bonito.

He aprendido durante este tiempo sobre los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA), sobre la terapia de grupo y sobre cómo funciona SETCA en cuanto al tratamiento. Me voy con una sonrisa habiendo tenido una experiencia fantástica. Contenta por haberos conocido, por todo lo que me habéis enseñado y, además, porque sois increíbles como personas, todas y sin excepción. Y, por supuesto, paralelamente he aprendido a tocar la bamba con la guitarra, a hacer trenzas de espiga, a jugar al lince (aunque nunca llegaré al nivel de muchas de vosotras), a saber que son los Minions, a comprender que el pomo de la entrada del baño funciona al revés como el interruptor del ventilador, y a cerrar la sala (esto último ha sido lo más complicado).

Entiendo que el trabajo que tenéis por delante es duro y que todas querríais elegir los mejores planes para el verano. Y, si hay algo que creo que debo deciros antes de que me vaya, es que es importante para vosotras mismas que seáis capaces de no perder de vista todo lo que habéis hecho, y esto os ayudará a poneros las pilas y tener una actitud más positiva. No hay nada para siempre, y esto se aplica también a lo malo. Ahora sois muy jóvenes y todo os parece largo e interminable, pero cuando pasen unos años y sigáis además siendo jóvenes, veréis que, en realidad, solo fue una mala etapa y que tuvisteis además el valor de poner solución y luchar. Todo esto os va a hacer mucho más fuertes para el resto de vuestras vidas.

Os agradezco además que me hayáis dejado estar aquí observando y aprendiendo, y que hayáis confiado en mi. Os voy a echar de menos y guardaré un buen recuerdo de nuestros viajes al baño en modo confesionario, las peleas por las bayetas después de comer, esos punteos guitarreros, los relatos del pueblo, los debates de la comida, los linces a muerte y las charlas en la terraza.

Os deseo todo lo mejor

Isabel


anorexia


centros setca


Si te ha interesado, compártelo!