testimonio anorexia

Ahora sé que mi imagen está distorsionada

Estar segura que la imagen que ves de ti, de tu cuerpo, no está distorsionada. Que los demás son los que no ven la realidad. Y, un día, darte cuenta que sí, que eras tu pero, estás cambiando y ser perfecta ya no mueve tu día a día.

Hoy, desde SETCA, queremos compartir el testimonio de paciente con anorexia tras años de tratamiento.


Tengo muy claro que he cambiado mucho y, en muchos aspectos, positivamente. Y, soy consciente de que ha sido, en gran parte, gracias a todo el tratamiento que he estado haciendo durante los últimos años. Un cambio que, además, no lo he notado sólo yo, mi entorno más cercano me ha hecho saber que desde fuera también se notaba, y que sabían que no se hacía así como así.

Antes era la típica niña buena, que siempre hacía caso, que nunca se enfadaba con nadie. Era tímida e introvertida, no era muy sociable. Era exigente y perfeccionista, quizás demasiado, y esto me hacía estar nerviosa, y me automachacaba me cuando algo no me salía como yo quería. Tenía mucho miedo a no gustar a la gente, a no encajar, a que me criticaran, por eso siempre hacía todo lo posible para no hacer nada que pudiera hacer que otra persona se enfadara o que pudiese pensar algo malo de mí. Esto hizo que pusiera los demás por encima de mí y que me sintiera muy inferior.

Aún así, cuando estaba con mi familia era diferente, me sentía mucho más segura, pero tampoco a ellos les explicaba muchas cosas de mi vida, ni cómo me sentía.

En relación a mi cuerpo me sentía y me veía muy mal… Estaba continuamente pensando en mi cuerpo, y esto hacía que estuviera muy nerviosa todo el día. Hacía todo lo posible para que la gente no me viera y pensaba que daba asco a la gente. Además, estaba totalmente convencida de que no tenía distorsión, que lo que mi mente creía y veía era real.

Durante todo el tratamiento de la enfermedad, (mi trastorno de la conducta alimentaria), he ido aprendiendo muchas cosas, que me han hecho ser mucho más buena persona y poder confiar mucho más en mi misma.

Ahora me relaciono mucho más con todo el mundo, y soy mucho más extrovertida y abierta con la gente. Me valoro mucho más y me siento mucho más segura. También soy menos exigente y perfeccionista, y estoy mucho más tranquila con el tema de los estudios, ¡ya no me presiono tanto por ser la buena niña que todo el mundo quiere que seas!
Me permito enfadarme con la gente, aun sabiendo que, quizás, después ellos se enfadarán conmigo, y doy mi opinión aunque no sea la misma que los demás.

Ahora tampoco cambio en función de si estoy con mi familia o no, y soy capaz de hablar con ellos mucho más.

También me siento mucho mejor con mi cuerpo, lo acepto y ya no le doy tanta importancia, de hecho, casi no pienso en mi día a día. Ahora sé, he entendido, que tengo distorsión y estoy haciendo todo lo que puedo para arreglarlo.
Al final siempre se pueden sacar cosas buenas de las que no lo son tanto, y ahora me doy cuenta de lo mucho que he sufrido, todo el tratamiento me ha ayudado a ser mejor persona ya aprender a enfrentarse a la vida.

Gracias 😉

Testimonio de paciente con anorexia (TCA, trastorno de la conducta alimentaria).



anorexia


centros setca


Si te ha interesado, compártelo!