testimonio enferma anorexia

¡Ahora decido yo!, testimonio paciente TCA

No podía mirar más allá de mí sin tener miedo y, cuando me miraba a mí, también tenía miedo. Creía que era una persona floja y que el miedo, me protegería de todo aquello a lo que temía. Confiaba en que si no me enfrentaba a mis miedos no me pasaría nada.
Lo que no tenía en cuenta es que el miedo se contagia de una cosa a otra… Primero son las cosas pequeñas y, luego, llegan las cosas más grandes. Acabé hundiéndome y teniendo mucho miedo, básicamente miedo a vivir. Creía que lo mejor era dejarlo estar. Creía que no había otra opción.
Me convencí de que tener miedo era lo mejor, sin embargo, sentía que me faltaba algo. Algo dentro de mí que no iba bien. No lo entendía, creía que estaba protegida y que, así, sería feliz.
Ahora ya lo entiendo, el miedo paraliza!!
Ahora acepto los miedos y los afronto acompañada, todo esto me ha demostrado que lo mejor es bailar al ritmo de la vida y me dejo llevar.
Siento la música, respiro profundamente, camino sin destino, camino sin saber qué pasará. Este era uno de los peores miedos que tenía y ahora los vivo diferente. Disfruto los momentos de no saber qué pasará, disfruto de las sorpresas y los imprevistos, los aprovecho para descubrir!
¡Vivo la libertad a mi manera con pequeñas cositas!
Cuando voy por la calle, camino con calma o con prisa, pero siempre observando qué pasa a mi alrededor y mirando las calles que me acompañan, observo a quienes viven a mi alrededor, miro lo que tengo y observo todo lo que me rodea. Disfruto de las sonrisas de todos aquellos que me las dedican 🙂
Me muevo entre la gente que me hacen sentir una persona más pero especia, me gusta esto y decido valorarme tal como soy!
Ahora decido cómo quiero vivir. Decido aceptar los sentimientos y los miedos. Decido aceptar todo lo que pienso y encontrar maneras de canalizar todas las buenas y malas sensaciones ¡Ahora decido yo!
Este último año y medio, en el que he estado en tratamiento de TCA, he vivido los momentos más difíciles de mi vida pero, sin embargo, este ha sido el mejor año y medio de toda mi vida: he afrontado todo lo que me paralizaba! Al principio con ayuda pero, poco a poco, he podido aprender a vivir, a descubrirme, a disfrutar me, a valorarme y a quererme.
Ha sido el año y medio en el que he hecho lo que realmente he querido y lo he podido disfrutar totalmente de mí y de los demás.
Os animo a empezar a vivir. Siempre es un buen momento para pedir ayuda .
Darme cuenta de que para vivir libre debo perdonarme, conocerme, … ha sido el comienzo de un nuevo camino hacia la verdadera felicidad y la aceptación de uno mismo.

Testimonio paciente de 18 años

Si te ha interesado, compártelo!